KAFTANES MEXICANOS: Artesanos del mundo

El kaftan mexicano, se llama huipil, es una tela doblada a la mitad, con un orificio para la cabeza que -generalmente-  lleva los costados cosidos hasta debajo de la sisa, es típico de los indígenas mexicanos y centroamericanos.

Las artes de hilar, tejer y bordar han sido predominantemente labor femenina, forma parte de su rutina diaria, el manejo del telar se hereda de madres a hijas que empiezan a tejer desde muy pequeñas, es un proceso de artesania, tradicion y sostenibilidad.

El huipil se fabrica con un telar de cintura, una maquinaria que data de 1500 años antes de Cristo, con la particularidad de que el ancho de la tela va a corresponder al ancho del telar o lienzo, regularmente entre 30 y 40 centímetros de ancho, y por eso nunca hay desperdicio, porque solo se fabrica la tela que se va a utilizar, es un proceso completamente circular. Éste además suele ser el resultado de algodones que las mismas comunidades cultivan, o sedas que ellos mismos tratan.

En el Huipil hay una serie de códigos y textos que cuentan la historia de México. Los textiles han servido como texto de expresión antes de la escritura, hay muchos niveles de comunicación en el textil, y es mediante sus brocados y adornos como transmiten y reflejan su cultura, creencias y costumbres.

Beni Room busca dignificar la indumentaria indígena como una indumentaria bella, valiosa, y rica en tradición. Se respeta el esquema del trabajo artesanal que no puede ser como el de una maquina, los tiempos de producción son diferentes, es un proceso muy laborioso, conectado a la tierra,  lleva de 5 semanas de trabajo la produccion de una unica prenda.

Ahora que ya conoces la importancia del huipil, cuando lo compres, entiende su valor. Fomenta el comercio justo, piensa en lo que cada uno representa, lleva un pedacito del alma de quien lo confeccionó. Cuando lo utilices, llevalo con orgullo. Amor por las tradiciones y respeto por los artesanos.